14/06/2016

Mujer, Historia y Participación Política

El Putumayo ha sido uno de los departamentos más violentos y con mayor afectación a lo largo de más de 50 años de conflicto armado en Colombia. La Alianza de Mujeres Tejedoras de Vida ha liderado la reconstrucción del tejido social afectado por la guerra, mediante la defensa y promoción del respeto por los Derechos Humanos, la promoción de la reconciliación y la construcción de paz con enfoque territorial y de género. Nuestros Murales de la Verdad son ejemplo de ello. Nuestro Mural de la Verdad de Puerto Asís construído con 80,000 tapas plásticas es símbolo del proceso de resiliencia y empoderamiento – de la guerra a la paz- que han vivido las mujeres en Putumayo. Además, tenemos otras acciones que se adelantan dentro de este eje de trabajo, tales como:

  • Murales de la Verdad: Acciones para la reconstrucción de la memoria histórica de las mujeres víctimas del conflicto armado en Putumayo desde las que buscar la verdad, la justicia y la reparación de las múltiples afectaciones del conflicto armado en las mujeres y sus cuerpos
  • Política Pública para la Equidad e Igualdad de las Mujeres del Putumayo: La Alianza comenzaba en 2015 el diseño y construcción de la 1ª Política Pública de la Mujer en un ejercicio participativo sin precedentes, con 25 mesas de trabajo y la participación de 2500 mujeres de todo el Putumayo. Esta Política era aprobada en Diciembre de 2017 y desde entonces, la Alianza se encarga de su socialización, incidencia y veeduría a los entes territoriales responsables de su implementación en la región. 
  • Mesa de Garantías de Protección y Seguridad: Si aquí en Colombia ser mujer es difícil, cuando se es mujer y lideresa social, el riesgo se duplica. Es por esto que la Alianza adelanta la conformación de una Mesa de Garantías de Protección y Seguridad para las mujeres lideresas y Defensoras de Derechos Humanos en Putumayo. El objetivo de estas acciones es generar garantías para el ejercicio libre y seguro de los liderazgos de las mujeres y de su derecho a defender los Derechos Humanos en la región.