Comunicado: ¡NO ES UNA MUERTE PASIONAL, ES UN FEMINICIDIO!

La Alianza Departamental de Organizaciones de Mujeres del Putumayo “Tejedoras de Vida” del Putumayo, LAMENTA, RECHAZA Y CONDENA EL FEMINICIDIO DE LEIDY VIVIANA INSUASTI BENAVIDES, lideresa “Tejedora de Vida”, asesinada por su pareja sentimental con arma blanca el sábado 17 de marzo en el Municipio de la Hormiga (Valle del Guamuez-Putumayo).

EXIGIMOS a las autoridades que el Sr. Jairo René Lopez Viteri, pareja sentimental y presunto femicida, sea juzgado bajo la ley de Feminicidio (Ley Rosa Elvira Cely, 1761 de 2015). No nos explicamos el hecho del por qué a pesar de su confesión posterior al crimen, el señor López Viteri no fue detenido por “falta de pruebas” y remitido a una institución mental en razón a su auto-declaración como perturbado mental.

Hacemos un llamado urgente a las autoridades regionales y medios de comunicación para el debido tratamiento a éste tipo de delitos, a los cuales se les denomina como crímenes pasionales, siendo en realidad delitos configurados como FEMINICIDIOS, según Ley 1761 de 2015 (Ley Rosa Elvira Cely) que significa el asesinato de mujeres por razonesWhatsApp Image 2018-03-24 at 8.45.01 PM de género, es decir por el hecho de ser mujer. Al declararlo como crimen pasional, se logra disminuir las penas y minimizar la violencia que se ejerce en contra de las mujeres, justificando así este grave delito.

El sujeto que asesinó a Leidy Viviana en cuestión no es un presunto homicida, es un presunto FEMINICIDA. Según versiones de personas cercanas a Viviana, ella sufría recurrentes tipos de violencia física y psicológica por parte del Sr Lopez Viteri, ante lo cual, ella tomó la decisión de separase. Sólo ocho dias antes de su asesinato, según testimonios, el señor Viteri, la golpeó y la amenazó con matarla si ella tomaba la decisión de abandonarlo. Afirman, además que el señor Viteri, tenía un comportamiento posesivo y celoso y pretendía una mujer encerrada en su casa al servicio de sus necesidades. La situación llegó a empeorarse en el momento en el que ella consiguió un trabajo temporal. Estos antecedentes deben ser considerados a la hora de la imputación de cargos por parte de la Fiscalía ya que indican claramente que la violencia contra ella era ejercida cada vez que ella se “salía” de su rol tradicional de “mujer ama de casa”, actos que reafirmaban el control sobre su vida y su cuerpo que culminaron en un feminicidio.

Para las “Tejedoras de Vida” es importante recordar a las autoridades y medios de comunicación, que existe una gran diferencia entre homicidio agravado y feminicidio, ya que quienes le quitan la vida a las mujeres pueden negociar el crimen cometido con la Fiscalía a través de preacuerdos. La ley 1761 de 2015 frente a este delito menciona en el Artículo 5, que las penas no serán rebajadas ni acordadas en ningún modo, es decir, las rebajas de penas en estos casos no se adminten.

Por último, las mujeres de la Alianza exigimos el cumplimiento de medidas de prevención y atención de las violencias hacia la mujer con el fin de evitar y eliminar este crimen, considerado la mayor de la expresión de violencia hacia la mujer.

¡NO ESTÁS SOLA, busca ayuda y denuncia!

Alianza de Mujeres Tejedoras de Vida del Putumayo

27 Marzo 2018