LAS MUJERES CULTIVADORAS DE COCA DEL SUR DE COLOMBIA SE MOVILIZAN POR LA EQUIDAD

Ana Monroy y Lilia Forero son caucanas, de veredas vecinas conectadas por trochas, ríos y vías en mal estado. Socorro Estrada es de la vereda El Placer, Putumayo, la misma donde la población vivió bajo el terror del orden paramilitar entre 1999 y 2006. Las tres mujeres tienen varias cosas en común, han trabajado la hoja de coca, creen firmemente en los Acuerdos de Paz, son lideresas en sus comunidades y estuvieron en el Encuentro de Mujeres Cocaleras del Sur de Colombia.

En este primer semestre del año se han realizado dos encuentros de mujeres cocaleras en Putumayo. El primero, el Encuentro de Mujeres Cocaleras del Sur de Colombia, realizado el 17 y 18 de marzo en Puerto Asís el cual reunió a más de ochenta mujeres, quienes discutieron su situación actual en relación a lo pactado en los puntos 1 y 4 del Acuerdo Final, particularmente lo relacionado al desarrollo rural integral, sustitución de cultivos y tratamiento penal diferenciado. Del Encuentro surgió una declaración que recoge la postura de las mujeres frente a estos temas, así como sus exigencias al Gobierno Nacional. El evento fue organizado por La Corporación Humanas y la Alianza de Mujeres “Tejedoras de Vida” del Putumayo, en asocio con más de diez organizaciones de mujeres de todo el país.
El segundo encuentro fue realizado el 28 de abril, también en Puerto Asís, y congregó a cuarenta mujeres de organizaciones como Fensuagro y la COCCAM, acompañadas por Dejusticia. Discutieron, entre otros asuntos, sus inquietudes respecto a los Planes de Atención Inmediata – PAI, que son la ayuda económica ofrecida por el Gobierno Nacional, y también el tratamiento penal diferenciado y los compromisos a los que deben someterse con base en este.